jueves, 1 de septiembre de 2011

Capítulo 1: Recuerdos que Jamás se olvidan.


Hablamos [Negrita] – Narramos [Cursiva] – Hacemos[Normal]

Año 2008 – 23 de Mayo – 9:27 de la noche.

Dime Noah. Tú...  ¿Tú tienes miedo de morir? Me dijo él sin saber porqué, a lo que contesté de una manera seca y fría. No. Dije negándome rotundamente y entonces él volvió a hacerme otra pregunta.  –  Es extraño… ¿No temes a la muerte? Su minada era confusa y sorprendida, entonces volví a contestar de la misma forma que antes. –  Sí temo a la muerte… Pero no a mi muerte, sino a la muerte de mis seres queridos, o de la persona a la que amo… Tú... Contesté de manera definitiva, callándole sin más, no me gustaba hablar del tema. Entonces me besó, y el tiempo se paró, arrebatándole el alma, para siempre.

Tres años más tarde.

Tres años, tres años han pasado desde el maldito incidente, y aún así, sigo sintiéndole aquí, a mi lado. Mi nombre es Noah, también conocida como “La Loba Negra” entre mis amigos, y para mi desgracia, soy un ángel caído, un ángel pecador, un ángel negro, pero no un ángel caído normal, yo no he sido privada de mis virtudes de ángel, he sido castigada con mayor desgracia, me han privado del amor. Me llamo Noah, sí, tengo  19 años, y soy la mayor desgracia de este mundo, un mundo en el que necesitas de amor para vivir feliz, un mundo en el que me gustaría morir… Por siempre…


Año 2011 – 24 de Mayo – 6:49 de la mañana. ~ El día Siguiente.

Supongo que es lo normal… Me levanto temprano para ir a la universidad, entro a las ocho de la mañana, pero necesito tiempo para prepararme. Estudio fotografía, es algo que me fascina… Poder plasmar un momento único en un papel, en algo físico, una fotografía, fotografía que puedes guardar para el resto de tus días… Un beso, un gesto, o una mirada… Cualquier cosa que puedas imaginar… Yo plasmé un momento único, hace tres años, un momento inolvidable, un momento, que por desgracia no se volverá a repetir, y que desearía no haber vivido nunca, pues aunque fue la cosa más bonita que jamás viví, fue también el mayor error que cometí… Le quité e alma a la persona a la que más he amado en toda mi vida, y ahora se encuentra aislado, en un hospital, en coma, nadie sabe porqué… Nadie excepto yo… Desearía poder remediar mi error, desearía poder devolverle el alma arrebatada, desearía no ser un ángel caído, desearía no haber existido nunca… Supongo que este es mi castigo… No recuerdo nada de mi vida pasada… Pero ¿realmente hice algo tan malo como para merecer esto?... No lo sé… Solo puedo suponer… 
Solo puedo imaginar, y soñar que algún día volverá, para quedarse…



No hay comentarios:

Publicar un comentario